Reducción de estómago: Todo lo que debes saber

Todo lo que debes conocer sobre la reducción de estómago

Reducción de estómago: Todo lo que debes saber

La cirugía de reducción de estómago, a la que médicamente se le conoce como cirugía bariátrica o cirugía de obesidad, es un procedimiento que se practica en las personas que presentan obesidad severa u obesidad mórbida, con el fin de lograr, a través de la modificación del sistema digestivo, esos cambios anatómicos que las dietas, medicamentos o el ejercicio no han sido capaces conseguir.

Los constantes intentos, las dietas rebote y los sentimientos de fracaso, además de los graves problemas de salud asociados al sobrepeso excesivo, son las razones que llevan a un paciente a tomar la decisión de una solución definitiva.

Una persona con obesidad, que se encuentra en un nivel superior a aquel que tiene sobrepeso, se enfrenta a grandes retos, como dificultades para moverse y para respirar. Además, corre riesgos de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, apneas de sueño, muerte súbita, artrosis, hígado graso y cáncer.

Todas estas consecuencias negativas se multiplican cuando la persona en cuestión sufre de obesidad mórbida. Esto sin contar los graves efectos psicológicos como consecuencia de la discriminación, las burlas y el rechazo de quienes aseguran que la persona ha ganado tanto peso por descuido.

Para tener idea de las diferencias entre los niveles de un peso por encima de lo normal, podemos decir que una persona con un índice de masa corporal -peso del individuo divido por la talla en metros al cuadrado- entre 25 y 29.9, tiene sobrepeso; cuando supera los 30 es obeso con importantes depósitos de grasa corporal. Lo siguiente entra en la categoría de obesidad mórbida.

 

Características de la operación de reducción de estómago

 

Este procedimiento lo que busca alterar la anatomía del estómago y/o del tubo digestivo para lograr la restricción de la ingesta de alimentos y provocar menor absorción, para así promover la disminución del peso corporal.

Se trata de un abordaje restrictivo, pues lo que se hace es reducir el tamaño del estómago a una medida aproximada a la de una taza. La idea es que la persona se llene rápidamente con pequeñas cantidades de comida, lo que se traduce en una reducción acelerada de peso y medidas.

Además, incluye un componente de mala absorción, que va a permitir que la persona, no solamente coma poco, sino que también absorba poco de lo que consume.

Los detractores definen la reducción de estómago como una “salida fácil” para aquellos que les cuesta bajar de peso por “falta de fuerza de voluntad”, pero diferentes estudios indican que los intentos de una persona con obesidad mórbida u obesidad severa -a través de dietas y ejercicios- fracasan en un 95%, más allá de las buenas intenciones.

Por esta razón, la cirugía de reducción de estómago se presenta como la mejor y más efectiva opción en este tipo de pacientes, pues no solo se lograr una disminución significativa de peso, sino también la resolución de las patologías agregadas a mediano y largo plazo.

Varios detalles importantes sobre la cirugía bariátrica o de obesidad:

  • Es considerado el tratamiento médico más efectivo para controlar la obesidad severa y la obesidad mórbida.
  • Ante las expectativas que pueda tener el paciente, es importante que entienda que la capacidad de su estómago se reducirá considerablemente.
  • La vida cambia luego del procedimiento, pues debe ser mucho más estructurada en cuanto a los horarios de las comidas.
  • La pérdida de peso se logra rápidamente, pero eso vienen asociado a otro problema como el exceso de piel, que también puede corregirse con cirugía plástica reconstructiva.
  • Inmediatamente después de la operación es normal que el paciente experimente debilidad, debido al cambio de la dieta.
  • Una vez que la persona recupere la fuerza, es importante que comience a practicar alguna rutina de ejercicio para recuperar el tono muscular.
  • La cirugía de obesidad es efectiva para todos los casos, pues todos los pacientes van a bajar de peso, en mayor o menor porcentaje y en el 80% se logra el éxito total en un periodo de un año.
  • La obesidad en sí no es una patología curable, pero la cirugía es el mejor control que existe hasta la fecha, con resultados durables en el tiempo.
  • Es importante que el paciente tenga expectativas realistas al no tratarse de una cirugía estética, sino un procedimiento que se practica por razones de salud, para viví más y mejor.

 

Tipos de cirugías para reducir el estómago

 

Dentro de la cirugía bariátrica existen varias categorías, que dependen del procedimiento que se hace al paciente y del alcance del mismo. Pero las más comunes son:

  • Manga gástrica o gastrectomía. Esta operación genera un mecanismo mucho más restrictivo, pues se saca aproximadamente 80% del estómago -que se convierte en un tubo- y se reseca parte del intestino, lo que se traduce en una disminución significativa de la ingesta de calorías.
  • Bypass gástrico. En este procedimiento además de cortar el estómago y convertirlo en una bolsa pequeña, se une al intestino en un espacio aproximado de metro y medio. Y aunque también es restrictivo, se trata más bien de saltar la parte más grande del estómago para que los alimentos pasen más rápido al intestino.

 

Algunos médicos también promueven la llamada reducción de estómago sin cirugía, que se logra con un método que se conoce como POSE y que se practica a través de la laparoscopia, para lograr 12 pliegues internos en el estómago, con lo que se consigue una reducción del 20% aproximadamente.

La idea de este procedimiento es disminuir el volumen del estómago para que el paciente pueda saciarse con menor cantidad de comida. También se lograr una dificultad del vaciado gástrico, para que, además, esa sensación de saciedad dure mucho más tiempo.

Con este abordaje es posible la reducción de entre 20 a 26 kilos en los primeros seis meses, de acuerdo con los estudios que se les han practicado a los pacientes que se han sometido a este tipo de reducción de estómago.

Los beneficios de la cirugía bariátrica son:

  • Es un hito para la persona hacia un cambio de vida radical
  • Mejora la autoestima y la confianza en sí mismo del paciente
  • Contribuye al tratamiento de enfermedades asociadas con la obesidad
  • Ayuda a la persona a recuperar sus niveles de energía
  • Va a permitir que el paciente se sienta satisfecho con poca comida
  • Es parte del abordaje para el tratamiento de las personas con adicción a la comida.

 

El antes, durante y el después de una reducción de estómago

 

Las indicaciones generales para este tipo de procedimiento se dan generalmente en pacientes que superen los 30 kilos de exceso de peso y con patologías asociadas, entre los 18 y 65 años de edad. Sin embargo no están excluidas las personas que no estén dentro de este grupo.

Después de medir el índice de masa corporal el doctor determinará si el paciente es candidato o no a la operación de reducción de estómago y cuál es el mejor abordaje.

Antes de someterse a una reducción, el especialista recomienda al paciente seguir una dieta blanda y con alimentos ligeros 15 días antes del procedimiento, con la idea de que el estómago esté lo más limpio posible.

Una vez que la persona sale del quirófano, dependiendo de la tolerancia a la comida y de los niveles de molestia que experimente, la hospitalización puede extenderse hasta por dos días aproximadamente.

El postoperatorio de una cirugía de reducción de estómago generalmente se extiende por un período de entre 1 y dos años e incluye un equipo multidisciplinario con varios especialistas.

Lo que debe esperarse al finalizar el procedimiento es:

  • Un poco de dolor y molestia en el área de la o las heridas, dependiendo si se trata de una cirugía abierta o por laparoscopia.
  • Luego de practicarse el procedimiento y mientras el paciente comienza a perder peso rápidamente, se recomienda que acuda a terapia psicológica, para que vaya asumiendo los cambios en su cuerpo y en su estilo de vida de la mejor manera. Así como para controlar la ansiedad.
  • El seguimiento médico y la fuerza de voluntad del paciente son fundamentales para que los resultados de la operación se mantengan a largo plazo y se traduzcan en una mejor calidad de vida.
  • El apoyo familiar y del entorno más cercano también es muy importante luego del procedimiento.

 

Las complicaciones derivadas de la cirugía existen, aunque los médicos insisten en señalar que los mayores riesgos se corren si el paciente decide no operarse. Con buenos cuidados y un adecuado seguimiento, no deberían existir mayores problemas luego de la operación de reducción de estómago.

Sin embargo, hay que reconocer que las personas obesas corren riesgos al someterse a cualquier procedimiento quirúrgico, por eso es sumamente necesaria una buena valoración antes de entrar en el quirófano.

Por otra parte, hay que recordar que a mediano o a largo plazo la persona puede fracasar, si no hay cambios en la alimentación y modificaciones de los hábitos que la llevaron a acumular tanto peso. Las recaídas normalmente se ubican entre 15 y 20%.

En líneas generales, la reducción de estómago es un asunto que debe tomarse con mucha seriedad, pues al tratarse de una cirugía, conlleva riesgos y su recuperación y resultados dependerán de lo que suceda tiempo después. Por lo tanto estamos hablando de una excelente herramienta que implica el compromiso del paciente y no una fórmula mágica.

  • A pesar de que podamos tener cierta predisposición genética a padecer de obesidad, lo cierto es que se puede evitar si nos acostumbramos a seguir ciertos hábitos alimenticios y de ejercicio físico. ...

  • Existen diferentes causas que pueden generar la obesidad en una persona. La mala alimentación o los hábitos alimenticios poco saludables son una causa muy frecuente de la obesidad, aunque el tipo de alimentación no afecta a todas las personas por igual....