Obesidad abdominal en favor de la diabetes tipo 2

Obesidad abdominal en favor de la diabetes tipo 2

Obesidad abdominal en favor de la diabetes tipo 2

Las alteraciones en el metabolismo de la glucosa se han convertido en una cruz para millones de personas en todo el mundo. Los expertos hablan de una pandemia en regla. Las investigaciones más recientes demuestran que la clave para solucionar este problema no reside en aumentar la dosis de insulina.

En opinión de Roger Unger y un artículo suyo escrito en la revista “The Journal of the American Medical Association” (JAMA), las estrategias actuales para controlar la diabetes tipo 2 (una alteración endocrina que ya afecta a millones de personas en todo el mundo) están condenadas al fracaso si siguen centrándose únicamente en reducir los niveles de glucosa en sangre mediante la administración de medicación antidiabética y de dosis cada vez mayores de insulina (la hormona encargada de metabolizar el azúcar).

Pero ¿cuál es el motivo de que los michelines sean, en realidad, tan peligrosos? Pues que los adipocitos (células grasas) abdominales, al estar aumentados en número y tamaño, tienen la capacidad de generar sustancias (adipocitoquinas) implicadas en varios procesos metabólicos que, a su vez, inciden en el gasto calórico, la ingesta de alimentos y en el funcionamiento de los lípidos y los azúcares.

Por otro lado, los adipocitos de los pacientes obesos presentan menos receptores de insulina, además de más cantidad de receptores beta adrenérgicos que repercuten en una liberación mayor de ácidos grasos libres.

Este excedente repercute en un mayor nivel de radicales libres que también interactúan con determinadas adipocitoquinas, lo que acaba en la apoptosis (muerte celular) de la células beta del páncreas (órgano encargado de segregar la insulina endógena).

Este proceso, denominado lipotoxicidad, perjudica el metabolismo de la glucosa y la insulina. “Esta es una prueba irrefutable de que la diabetes tipo 2 tiene un origen lipocéntrico”, afirma el documento de ‘JAMA’ que señala la necesidad de modificar la perspectiva “glucocéntrica” predominante hasta el momento y conceder más importancia al estudio de la grasa abdominal y el papel de los adipocitos, hasta ahora “unos grandes desconocidos”

Estos datos no implican que todas las patologías se deban únicamente a una rebeldía inusitada de las adipocitoquinas presentes en los michelines.

Pero sí, en lo que a la diabetes se refiere, implican que «la terapia más racional será la que reduzca el excedente calórico responsable de la hiperinsulinemia (exceso de glucosa en sangre) y la lipogénesis (formación y acumulación de grasa). Si mejoran estos factores, la glucemia seguirá el mismo camino progresivamente.

  • La creciente evidencia sugiere que la obesidad es un trastorno de los intrincados sistemas de equilibrio energético del cuerpo. Una vez que un individuo pierde peso, el cuerpo normalmente reduce la cantidad de energía que gasta en reposo, durante el ejercicio y las actividades diarias, mientras que aumenta el hambre. Esta combinación de menor gasto de energía y hambre crea una "tormenta metabólica perfecta" de condiciones para el aumento de peso....

  • La cirugía de pérdida de peso puede ser un viaje intenso. La mayoría de los pacientes han sufrido a causa de su peso durante años, considerado los pros y los contras de la cirugía, tomado la difícil decisión de seguir un procedimiento médico y han preparado a sus familiares y amigos. Y después del día de la operación, comienza el proceso de recuperación....




Clohed Cirujanos colaborador en la Acreditación Joint Commission International

El Hospital Vithas la Salud de Granada ha obtenido la acreditación de Calidad Sanitaria más prestigiosa del mundo, Joint Commission International, convirtiéndose en el único hospital granadino que cuenta con esta prestigiosa distinción, que comparte con el Hospital Monte Sinaí o la Clínica Mayo en E.E.U.U. Tan sólo 15 hospitales en España cuentan con esta distinguida credencial.

Esta acreditación supone trabajar con más de 1300 estándares, que resumen los criterios de calidad que deben cumplir los centros sanitarios para garantizar una atención con los más altos niveles de calidad y seguridad.